Publicado por

¡SÁCAME A BAILAR!

domingo, 5 de febrero de 2017
 
A días soy de las tías que dicen que si quiero la luna me la bajo yo solita, y a días, de las que pide a gritos: ¡sácame a bailar! Es lo que tenemos las caprichosas...
 

Ayer, sin premeditarlo ni quererlo, me sacaron a bailar. Pero claro, una quiere que la saquen a bailar un swing. Tal vez sea mi amor por Estados Unidos lo que hace que cuando escucho este ritmo me vuelta completamente feliz, o tal vez mi espíritu pin up...

 
Debo mencionar a los amigos de Zaraswing que alegran muchas mañanas de domingo con sus pasos y sus sonrisas. Gracias, sobre todo a Jorge Cuadri y a Marta, que fueron mis profes y tal vez lo vuelvan a ser pronto, por contagiarme vuestra alegría, arte y pasión.
 
Del swing, ellos, mis profes, saben que me quedé con ganas de aprender "los aéreos" esas figuras en el aire dignas de las películas de Hollywood.
 
Se dice que es un baile muy social, aunque yo lo veo "romántico-social", es verdad que puedes bailar con cualquiera y que la gracia está en cambiar de pareja, pero los aéreos no los vas a hacer con cualquiera, tampoco vas a ensayar con cualquiera para mejorar. Por no hablar de lo chulo que queda en una boda que los novios se marquen un swing... pero es solo mi opinión. Tengo unos amigos que se casan en octubre y se conocieron bailando swing, se que estáis leyendo esto, así que no me decepcionéis, visualizo vuestro momento. Además así la novia tiene excusa para lucir dos modelitos, ¡está "tó pensao, Marián"!
 
¿Y las fiestas temáticas que organiza Zaraswing? ¡Son lo más! Nunca vi gente más motivada ni más guapa. La primera vez que me interesó el swing fue gracias a las palabras de Conchita, una eminencia en Zaragoza a la que hice un casting hará cinco años para concursar en el programa XlaCara.
 
Ella tenía 60 años por entonces y me invitó a asistir a una de las quedadas de Zaraswing de clases abiertas que organizan en un bar de Zaragoza llamado Dublín. Allí entre lunares, pañuelos y muy buen rollo, me enamoré de este baile: el Lindy Hop, que tiene un nombre de lo más guay.
 
También le doy las gracias a Conchita desde aquí.

 
Pues eso os cuento por hoy, por cierto, bailando estrené mis botines de tacón de Cenicienta. Me conquistó este toque Cinderrella con brillantes, son de Zara, me los acabo de comprar en las rebajas y no me pueden gustar más.

Me habría encantado poneros el vídeo de los pasos que me marqué ayer con Jorge, pero no sé que le pasa hoy al blog, que no me deja subir vídeos (le hace falta un baile, creo yo) así que os pongo el enlace al mi instagram para que lo veáis que lo colgué ayer.

 
¡¡Que el fin del mundo os pille bailando!!
¡¡Hasta la semana que viene!!

Os recomiendo que si os interesa el swing pinchéis aquí, enlace directo con nuestros amigos de Zaraswing...
 
Como dicen ellos...
 
 
 ¡¡Nos bailamos!!
 
 
 
 




2 comentarios:

  1. ¡¡¡Cómo disfrutas bailando y que botines más guays!!! Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ángela, miles de besitos para tí y Jesús.
    ¡¡A bailar que tú eres muy joven!!

    ResponderEliminar

© mimi reportera bloguera. Diseñado por Miriana's World.